Preparados para los desafíos

Perú es uno de los países sudamericanos que presenta una configuración geográfica, en extremo, exigente. Los camiones, en ocasiones, son obligados a trabajar sobre los 4 mil metros de altura y a temperaturas bajo cero. HINO no soslaya las complejidades de nuestro territorio.

Desde fábrica configuramos vehículos especiales para Perú: nuestros motores presentan sistemas de inyección common rail, turbo intercooler y compensadores de altura, por ejemplo. Es decir, adaptamos las características técnicas a las condiciones de este mercado», apunta Pallardel.

En este sentido, un camión HINO distribuido en el país ha experimentado previa validación en campo, pues el primer paso en la cadena de comercialización es someter un prototipo a pruebas técnicas. Solo luego de los resultados es puesto a disposición de los posibles clientes y estos pueden adquirir un vehículo con absoluta garantía de óptimo funcionamiento. «Nuestro vehículos no tienen problemas bajo ninguna condición geográfica, yo diría que es uno de los principales factores por el que HINO ha penetrado tan rápido en el mercado de camiones», precisa el funcionario.

De otro lado, HINO –como ya es política en las grandes marcas– atiende las necesidades de confort y seguridad del conductor. José Antonio Pallar del destaca que la empresa aplica las nociones de ergonomía y respeto al medio ambiente en todas sus líneas de vehículos.

Regresar